sábado, 2 de febrero de 2008

El pez por la boca muere

¿A cuántas cosas han dicho que no, y luego terminaron cediendo? ¿Cuántas incontables veces se cansaron de decir jamás, y hoy recuerdan la frase “nunca digas nunca”?
Es que en esta vida no hay nada definitivo, y lo que ayer nos parecía imposible, hoy nos puede parecer más que atractivo. Resguardados tras los prejuicios, tras los principios, tras las ideas y los ideales, rechazamos lo que aún no conocemos. Así que permanezcan abiertos a cualquier posibilidad, sin decir de antemano que no, siempre dejen una ventana abierta, porque no sabemos lo que el destino nos depara, no sabemos cuantas sorpresas hay a la vuelta de la esquina, no sabemos en qué situación nos encontraremos. Puede haber un regalo de esta vida ahí esperando para que podamos disfrutarlo.
Dejen las cosas fluir. No hablen de más, porque todo lo que digan, puede ser utilizado en su contra, y ya lo saben, el pez, por la boca muere.

7 comentarios:

matilda dijo...

Tan cierto esto! Lo aprendí hace un tiempo ya (a la fuerza, lógico) en el amor y la amistad. A lo que no me acostumbro es a lograrlo en el laburo: me la paso diciéndolo y después ahí estoy cayendo una vez más...

gabo dijo...

La comunicación es un proceso de interrelación entre dos (o más) personas donde se transmite una información (sentimientos) , con un código entre emisor y receptor, y en un contexto determinado. No pueden usar en mi contra lo que expreso. Si pueden usar en mi contra mis silencios. Mis silencios me pueden lastimar. Dejemos para las relaciones jurídicas la frase “todo lo que digan, puede ser utilizado en su contra”. En los sentimientos nadie pierde al hablar. No tengan miedo de sentir.

susana dijo...

Es muy bueno recordar estos temas en un post, a veces, en la locura de vivir nos olvidamos de reflexionar sobre lo verdaderamente importante.

Muy buen blog el tuyo. Gracias!

fernanskaia dijo...

ufff.... absolutamente de acuerdo... ultimamente me ha tocado morir mucho parece...

Anónimo dijo...

Mi viejo siempre dice:
"Somos dueños de nuestro silencia, y esclavos de nuestras palabras"

Salu2
Un amigo de jimmy

Soledad dijo...

Matilda: aunque tratemos, en todos los aspectos, creo que todos caemos una vez más.. y otra.. y otra..:)

Gabo: creo que ha quedado demostrado que todo lo que se diga si puede ser utilizado en su contra, que las palabras hieren tanto como los silencios, o más.

Susana: gracias!

Fer: yo ya estaría enterrada... sobre todo en el último tiempo también....

Amigo: totalmente de acuerdo con tu padre. A eso iba.

Anónimo dijo...

Muchas veces tambien somos esclavos de nuestros silencios.
la palabra no dicha puede matar tanto como la boludes comentada.
Como le decis a alguien que amas que puede contar siempre con vos el dia despues que te avisan que se ahogo de vacaciones?