jueves, 15 de mayo de 2008

Viviendo en Gayland

Hay un prejuicio medio instaurado:

Si un hombre es buenmozo, inteligente, simpático, se viste bien, ronda los treinta y pico, y está soltero: es gay.
Esta creencia está fundada sólo en la creciente paranoia femenina de que el universo gay se agranda día a día, dejándonos sin mercado, y privándonos de los mejores productos.
Cada uno debe cargar con su propio estigma. La diferencia es que si una mujer tiene ese mismo perfil y está soltera, no dicen que es torta, simplemente dicen que debe ser una histérica, con un carácter de mierda, pretenciosa e inconformista.

Cómo me contestó un amigo, justamente gay, el otro día ante mi duda sobre el chico que me gustaba: “Cortenlá con la paranoia y háganse cargo: ahora siempre usan eso como excusa si un tipo no les da bola”.
¿Será? ¿Los sentenciamos en pos de no reconocer nuestra propia derrota?¿O será que el sexto sentido de las mujeres de verdad funciona y ante signos mínimos podemos detectarlos? La otra pregunta entonces es: ¿por qué nos gustan?

Hay un límite difuso e irresistible entre el hombre perfecto y el homosexual, que también es perfecto, pero para otros. Claro que hay de todo, y no podemos generalizar, pero por lo menos en mi prototipo del hombre gay encajan casi todas las cualidades que busco en el hombre para mí, y lo peor es que los que conozco, son así la mayoría justamente para darme la razón.

Son altamente estéticos, cultos, simpáticos, inteligentes, seductores, dulces, y encantadores. ¿Qué más podríamos pedir? Que les gusten las mujeres.

Yo también tengo treinta y pico. No voy a hablar bien de mi, pero para seguir con la lógica que quiero plantear, una amiga me respondió: “tal vez no es gay, es igual a vos pero en hombre”.

Esperaría que sí. No puedo preguntarle. Sólo tratar de descifrar señales. Habrá que ver si su “demasiado simpático” es nada más que eso, es un tímido encubierto, es que no le gusto, o que efectivamente, sólo es demasiado simpático porque los otros demasiado los deja para otros.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi siempre me gustan chicos que resultan ser gays.
Tengo 20 asi que esto les debe pasar a todas las mujeres... o solo a mi?
Pero no creo que a mi me gusten las mujeres, es que en Gayland ya nada es 100% real. Siempre me confunde hablar de esto... me encanta tu blog.

fernanskaia dijo...

jajajaja a mi me ha pasado un buen par de veces...
el tipo más guapo, con mas carisma, con más todo... resulta ser gay...
que desperdicio.....

Destartalada dijo...

Muy gráfico el comentario que te hizo tu amiga..."quizas no son gays" sino como nosotras pero en versión hombre.

Yo voy camino a los 30 y lucho con ese tipo de hombre encantador que cuesta descifrar.

Muy bueno el blog.

UN BESO

Lara dijo...

Jaaaa, jaaa...muy interesante el post!
Personalmente, creo que suceden ámbas cosas, hay muchos gays y también es cierto que lo usamos como excusa...el tema es encontrar el famoso "equilibrio" , no?
Sds! :)

Anónimo dijo...

es verdad!!! la mayoria de los chicos gay q conozco tienen cualidades q para mi resultan irresistibles en un hombre...
che, y para cuando una actualizacion del blog? estare pasando por las dudas.
mili

matilda dijo...

El otro día leía un artículo de diario en el que decía que el cerebro de las mujeres heterosexuales y el de los hombres homosexuales es similar según la investigación de alguna universidad británica. No me parece! Bien por el comentario de tu amigo y tu amiga. Dale para adelante con este chico si te gusta. Beso!

Soledad dijo...

Chicas, a todas, les agradezco la esperanza: Pero es gay.

Vagalume dijo...

Soy hombre, no soy gay... y de reconocer que cuando voy a comprar ropa prefiero que me atienda un chico gay que una dependienta desaborida... por lo general son bastante mas atentos.

Ya no solo los preferís vosotras... ;)