jueves, 22 de marzo de 2007

Beautiful Ending

Soy adicta a las comedias románticas. Quizás porque en ellas encuentro esa tenue esperanza de que un amor así de verdad existe. Nos dan un respiro de alegría, y nos permiten disfrutar del viaje aunque sepamos de antemano cual es la estación final. Porque nos permiten soñar con tener la mejor declaración de amor que ningún hombre pueda imaginar cuando Harry le dice a Sally:
Amo que tengas frío cuando hace 20 grados a la sombra. Amo que te tomes una hora y media para ordenar un sandwich. Amo que se te haga una arruguita en la frente cuando te quedas mirándome como si estuviese loco. Amo que luego de haber pasado todo un día contigo, todavía puedo sentir tu perfume en mi ropa. Y amo que seas la última persona con la que quiero conversar antes de dormirme a la noche. Y no es porque esté solo, y no es porque sea víspera de Año Nuevo. Vine aquí esta noche porque cuando te das cuenta que quieres pasar el resto de tu vida con alguien, quieres que el resto de tu vida comience lo antes posible”. O con la simple frase de Jerry Maguire, despojada de orgullo y rogando perdones, que envuelve todo lo que ni mil palabras podrían decir: “you complete me” (no suena igual en español). Y esperar que quien menos imaginamos llegue a nuestra puerta cargado de carteles donde promete amarnos hasta que luzcamos decrépitos, porque eso es Realmente amor. Porque podemos creer como en La Casa del Lago que el amor mágicamente puede superar el tiempo y el espacio. Y puede demostrarnos que esa “magia” que sintió Tom Hanks la primera vez, se puede volver a sentir. Que tal como en 50 first dates alguien puede enamorarnos nuevamente cada día. Que las diferencias no son un impedimento para terminar juntos en un Amor a segunda vista. Que en el amor también se sufre, se arriesga, se gana y se pierde y aún así, Como un angel enamorado, vale la pena vivirlo. Porque como en Pretty Woman o Notting Hill los cuentos de hadas todavía existen. No importa cuan soltera, hebria, gorda y patética puedas estar en tus 30, tal como Bridget puedes encontrar tu príncipe azul. Porque todo ese tiempo sólo debemos esperar a que llegue el indicado. Y aunque como en Sweet Home Alabama, puedas tener dos hombres perfectos, sólo uno, sin ser mejor ni peor, será el que te llene el corazón. Y no importa lo que hagas, si hay amor de verdad, no sabrás Como perder a un hombre en 10 días, ni en 100 años. Porque siempre en una gran historia de amor, Alguien tiene que ceder. Y si aún estamos en una historia que no nos hace sentir y vibrar de esta manera, tomémonos un Descanso, y busquemos una nueva oportunidad de ser felices.
Porque amigas, este sueño de amor infinito puede estar ahí en algún lugar. Dicen que la realidad supera la ficción. Si alguien lo escribió es porque puede suceder. Porque todo lo imaginable es posible. Sólo hay que descifrar las Señales de amor. Aferrémonos a esta esperanza. Encontremos a ese Don Juan de Marco que busca incansablemente a su amor. Búsquemos a nuestro propio Damon Bradley. Simplemente en un café, en una plaza, en un amigo, en un micro, en un lugar inesperado, una noche, una tarde, una mañana, o Antes del Amanecer. Para poder mirarlo a los ojos y decirle: “esperaba que fueras tu…. Deseaba tanto que fueras tu”. Y escribamos en nuestra propia vida, ese final de novela.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

DIvino!, pero te falto una gran historia de amor, donde el amor supera hasta una borrada de memoria.
Creo quehice cagadas y capaz se publica este comentario mil veces jijijiji....no sería yo si no me pasara esto.
te quiero sole!

müni

Anónimo dijo...

Impresionante! que don para seleccionar peliculas, de todas formas me parece que falto una, y es mensaje de amor, besos

S. dijo...

Me encantó Mensaje de amor... solo que me parece muy triste, como Un angel enamorado, o Dulce Noviembre.. y quería dar un poco mas de esperanza..:)

Anónimo dijo...

Vi casi todas las películas, excelente tu selección y cómo las enhebraste...sólo sumaría que nunca perdamos la esperanza, tal vez algún día encontremos como Elsa a ese Fred que nos lleve a la Fontana de Trevi(especialmente para vos y tu amor esperándote en Roma!!!!)

SOPHIE dijo...

Hola S! muy lindo este post!!!.

Justamente en mi blog después del listadito que hice de comedias pensaba para el proximo viernes mandar un compilado de las "románticas" que más me gustaron.

De las que nombrás pues hay las que me gustaron más y otras menos. Definitivamente La del angel enamorado me partió en 2. Una que es de amor y terriiiiiiible The Notebook y El paciente Inglés.. igual ya mandaré mi resumen esta semana!.

Te sigo leyendo!. Besos!!!

Juani R dijo...

Para mi, la mejor frase de amor que escuché en una película, la menos cursi, la menos fantasiosa, la más humana, la más real, la más vivida, la más sincera, la más madura, la más profunda, la menos guionada, la más amorosa en definitiva, es la que le dijo el personaje de Jack Nicholson al personaje de Helen Hunt, en la peli Mejor Imposible. Y la frase es "Me haces querer ser una mejor persona".
Esa frase, para mi, es la que resume el amor de verdad, no de celuloide. THE END.

Juani R dijo...

En mi anillo de casado no está el nombre de mi esposa (que se llama Adriana), sino una frasecita, y en el de ella, lo mismo. La frasecita es "Cada día" y la pusimos porque es altamente improbable que nos olvidemos de nuestros nombres, pero sí es más factible que nos olvidemos de que el para siempre está hecho de a cadas días. ¿A qué viene este comentario? A que no nos confundamos chicas (y chicos): el amor eterno se hace de un rosario de días, de "hoys", de renacimientos, perdones, encuentros, risas, llantos. Desde que éramos chicos nos tragamos el "vivieron felices por siempre" y ahora de grandes, Hollywood nos vende neverending love, como si esa eternidad fuera un instante nomás, extendido al infinito. Niet, niet. Es mentira. El para siempre es de a cada día. Algo tan chiquito es frágil, y lo frágil merece cuidado, amor, dedicación. Algo tan fugaz merece gozarlo a pleno. Ninguna herida es mortal si es de un día, al día siguiente se puede sanar, no es más que una cascarita, no una puñalada que no sana. Al día siguiente se cura, o empieza a curarse. Lo mismo con la esperanza: el amor sin esperanza está muerto, porque no siente que tiene razón para vivir. Si uno ve un horizonte lejano (el para siempre), se cansa de sólo mirarlo. Pero el cada día es un horizonte ahí, no cansa, se llega fácil y el propósito que uno se haya hecho (por ejemplo, ser más expresivo en el cariño, ponele) no es tan complicado: soy cariñoso por hoy. Y por mañana, claro. Y si pasado no me sale, pues el día después de pasado se vuelve a intentar... cada día. Ahí está el truco: el rosario de pequeñas cosas que hacen a la cadena indestructible. No sé quién dijo que el pasado ya es historia, y el futuro es un misterio, sólo el hoy es un regalo, y por eso se llama "presente". Por eso, si algún día pierdo o me roban el anillo, cuando haga otro, en vez de "cada día" voy a escribir "hoy".