martes, 31 de julio de 2007

Cuando ellas dejan...

Cuando ellas dejan, dejan. De manera contundente, imprevista e irreversible.
Cuando ellos dejan …¿ellos dejan?. Ellos hacen que ellas dejen.
Cuando ellas dejan lo hacen sin mirar atrás. El proceso de análisis y duelo ya se ha llevado a cabo. No importa cuanto ellos digan, pidan, ruegen o lloren. Se terminó.
Cuando ellos dejan, vuelven a pensarlo y caen en la tentación de reincidir con cada súplica o lágrima de ella.
Porque es claro, las mujeres no soportan que los hombres lloren, y los hombres no soportan que ellas lo hagan. Pero por distintos motivos: ellas porque les parece lamentable y débil, ellos porque les da pena y no pueden con la culpa.
Ellas cortan de manera fría y práctica. Ellos sufren, mienten, dudan, temen.
Ellas de un día para otro no te llaman ni te ven más. Ellos empiezan a dejar de llamarte y verte 4 meses antes, mientras esperan que vos tomes la decisión porque lo sentís lejano y distante.
Ellas son implacables. Ellos aplacables.
Ella puede dejarlo y estar sola. El si la dejó, es porque ya no estaba solo.
Ellas se llevan todo, lo de ellas y algo de ellos. Ellos te dejan todo con tal de no enfrentarte.
Ellas se cortan el pelo, se compran ropa, y empiezan de nuevo.
Ellos…todavía están pensando como hacer para que los dejes.

6 comentarios:

Natalita dijo...

Excelente post

John Doe dijo...

Es todo muy lindo, pero la realidad indica que:
ellas solas tratan esesperadamente de no estarlo y ellos lo disfrutan con los partidos de fútbol x TV.
Ellos viven el presente y ellas el pasado y el futuro.
Ellos disfrutan y ellas sufren.
Ellos toman y ellas se emborrachan.
Ellos navegan y ellas escriben blogs.

Christian Javier dijo...

Lamento mucho hermanita pero tenes razon....esto podrido que me dejen, hasta las que quiero que lo hagan...

fer322@hotmail.com dijo...

Te soy sincero me encanto el post, pero creo que el ellas ó el ellos puede intercambiarse en tu post dependiendo la persona, ósea, se de muchas que según tu post se comportan como ¨ellos¨, pero concuerdo de que la mayoria de los hombres nos comportamos como ¨ellos¨...me parecio muy sincero y divertido. Saludos. Fernando

S. dijo...

John Doe, sí, desde una perspectiva puede ser y resulta gracioso o triste. Lo que decís demuestra básicamente como según de que género seas, se genera un estigma, no?

Christian, cuando los hombres aprendan a dejar, no vas a estar harto!! jaja

Fernando, sí sí, claro que son interacambiables. Pero si los agrupamos, siguen siendo mayoría en uno y en otro que actúen así, no? Gracias! :)

Juani R dijo...

Este post es 100% cierto che. Lo he visto en muchos casos de amigos. Cuando te dejan, te dejaron. Adiós. El problema es la previa, que había cientos de cosas que andaban mal y nunca se comunicaron claramente. No, no vale decir que uno se tiene que dar cuenta: el varón es una caja de madera, obvia, binaria, no entiende códigos, gestos, suspiros, silencios oportunos. Necesita palabras claras. No es por egoísta o Nehandertal, es por diseño, es así, es genético. ¡¡Tienen que entenderlo, de verdad lo digo!! No esperen de su pareja la empatía de su amiga. Es imposible, a no ser que su pareja sea gay. ¡¡Lo digo en serio: ábranse, comuníquense, pidan y se os dará!! Y compañeros varones: tratemos de ponerle onda, un toque, para entender. El problema de esta época es esa falta de diálogo, y digo más: de encuentro. El hombre exige que la mujer le hable como hombre. La mujer exige que el hombre entienda las sutilezas femeninas. Y el resultado es la nada. Ambos tienen que entender, complementarse, acercarse, "amujerizarse" y "hombresarse", según corresponda. Pero no, che. Esa maravillosa complementariedad hombre mujer, como la PC y la Mac, se rompe, nunca se consuma, se queda en la nada, en el silencio y en la falta de diálogo.
Y cuando la mujer deja y el hombre pregunta por qué es dejado, ella dice que hacía años que sentía tal o cual cosa y el pobre tipo jamás lo percibió claramente. Digo "claramente" con palabras, como por ejemplo "Cuando hacés tal cosa siento tal otra" como para que el tipo entienda y -en el mejor de los casos- cambie esas conductas. Pero otra vez chicas: los varones somos toc-tocs, no entendemos de partituras y matices imperceptibles para un varón heterosexual. Nos tienen que comunicar claramente sus necesidades, o al menos, su matete, para que sepamos qué sucede y podamos hacer lo que nos toca, si nos toca.
Porque después de 10 años de estar sufriéndola, cualquiera deja irreversiblemente. Y si se hubiera comunicado a tiempo, quién te dice, por ahí el amor vencía a los años y a la misma muerte. Pero la muerte del amor comienza cuando muere el encuentro. Ahí tiene, como el enfermo terminal, fecha de entierro.